18
Mon, Dec
0 New Articles

Colaboraciones
Typography

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Por Ismael Moral Jurado 

Las personas que acudan en estos días al reinaugurado Museo Arqueológico Municipal podrá contemplar la reproducción que se ha realizado de un mitreo, lugar de culto de la religión mitraica el cual debió de existir en el entorno de la Villa del Mitra, dedicado a la escultura del Dios Mitra encontrada en nuestra localidad.

Un antiguo dios cuyo nombre es citado por primera vez hace 3400 años, en un tratado entre el imperio hitita (en la actual Turquía) y el reino de Mitanni (en la actual Siria). Es un Dios de la antigua India, y fue una divinidad del Imperio Persa. Cuya religión conocida como Mitraica.

En estos templos, también conocidos como speleum o antrum, (significa cueva) normalmente eran de un espacio subterráneo, se celebraban los llamados ritos Mitraicos, donde sacrificaban ganado para hacerle culto a su Dios. En esta sala como en los Mitreos, destaca una nave central, presidida por la representación del Dios Mitra al frente, donde había dos filas laterales de anchos bancos enfrentados para que los fieles se recostaran para el banquete. Estos ritos eran secretos, sólo podían ser conocidos por los iniciados en su culto. Donde el banquete sagrado era el ritual más importante.

Mediante una decoración mural, este proyecto pictórico comenzado por el Artista Egabrense Dº Luis Paltré con alumnos de Bachiller de Artes del instituto Aguilar y Eslava en sus primeros trazos y figuras o pequeños pilares arquitectónicas de la parte lateral de la sala junto con los dibujos simbólicos que marcan el orden de ascenso mediante jerarquía dados en el mitreismo, con la ayuda del artista egabrense Ismael Moral Jurado. (Licenciado en Bellas Artes).

El cual finalmente es recomendado por el propio Dº Luis Paltré, (gran artista egabrense y de un reconocimiento a nivel nacional) que representa al Dios Mitra, junto con la modificación y acabado final del total de la sala realizado por el artista plástico egabrense: Ismael Moral Jurado, bajo el seguimiento del Director del Museo y Arqueólogo Dº Antonio Moreno.

En los laterales de la sala se encuentran representados mediante dibujos simbólicos una escala de siete grados que los creyentes iban adquiriendo, cuervo, novio, soldado, león, persa, corredor y padre.

En el centro de la Sala tenemos la figura escultórica del dios Mitra, es representada con una figura humana joven, con la cabeza cubierta por un gorro llamado frigio, vestido con una túnica corta y una capa. Para situar adecuadamente a Mithra en la mitología irania es preciso tener en cuenta que el panteón persa estaba dividido en dos grandes grupos de deidades, los cuales son representados en el mural central de la sala.

Por una parte se hallaban los dioses asociados a Ahur? Mazd?, (Dios del Sol, representado en la figura de arriba a la izquierda con la figura de un joven) que reina sobre el mundo sublime de la luz, y por otra están las potencias asociadas a Ahriman, (Dios representado con una Luna, la figura de arriba a la derecha con la figura de una joven) el dios de lo oscuro. Ambos grupos están en perpetua lucha hasta el día en que se impondrán las fuerzas del bien. En este combate, Mithra lucha del lado del bien y de los justos.

Es un dios de luz, omnividente, vengador de la injusticia y de todo aquello que se oponga al orden establecido para el universo. Mithra es un dios moral, cuya responsabilidad primera es la justicia de los actos, frente a los dioses habituales que no solían tener otra función que la de velar por el bienestar y la protección de su pueblo. Se habla de él como de un dios solar, señor de la luz del cielo y protector de la verdad, que ocupa una posición de mediador entre los mundos luminosos superiores en los que reina Ahur? Mazd? y los inferiores en los que ejerce su influjo pernicioso Ahriman. Se le considera como el Sol, fuente de energía, el amor incondicional, el amigo que nos acompaña. De hecho, el término persa mehr, de la misma raíz que Mithra, tiene los tres sentidos de amor, sol y amigo. Este nombre mehr aparece en la raíz de muchos nombres de lugar en Irán y es interesante señalar que el nicho en el que se situaba la estatua de Mithra en los templos persas se llamaba mehrab, término que ha servido para dar nombre al nicho situado en las mezquitas musulmanas para indicar la dirección de La Meca. El primer mehrab musulmán se halla en una mezquita construida en Jerusalem en 692 d.C.

En este sala se realiza una recreación también de una cueva, también representada pictóricamente alrededor del arco que rodea la figura del Mitra, ya que se decía que la figura del Mitra nace de una cueva, el día 25 de Diciembre, (representado en la sala mediante la captación de la situación de las estrellas en el firmamento durante este día del año, en el techo de la sala) mitológicamente se decía que este Dios lanza una flecha en aquella cueva y nace un manantial sagrado, donde después captura al toro y lo sacrifica; de la columna vertebral sale el trigo, y de su sangre sale el vino. Finalmente realiza un banquete con el dios Sol, ascendiendo juntos a los cielos.

El mito romano de Mithra o en la versión romana del mito, Mithra, en el origen del tiempo, nace de una roca o en una cueva al borde de un río. Su nacimiento se debe a su sola voluntad y nace sujetando en sus manos una daga y una antorcha. Según otras versiones iranias del mito, Mithra s encarna bajo forma humana y nace de la diosa virgen Anahita. Sólo unos pastores presencian su nacimiento y lo adoran. Su venida al mundo tiene lugar en el solsticio de invierno y el 25 de diciembre será la fecha fijada para celebrarlo. En algunas tradiciones armenias, Mehr/Mithra se encerraba en una cueva de la que salía una vez al año. Después de su nacimiento, Mithra se enfrenta a otras fuerzas. La tierra se desarrolla con lentitud debido a la sequía propiciada por la acción del Sol. Mithra se enfrenta a él y lo vence, convirtiéndose así en el Sol invencible, Sol invictus. Mithra y el Sol acaban haciendo las paces y el Sol le ofrece a Mithra una corona hecha con los rayos del sol. Sellan finalmente su amistad dándose la mano, un gesto que se ha extendido desde entonces hasta nuestros días. El hecho de darse la mano señalaba la confianza existente e indicaba que no se llevaban armas ocultas. El episodio central de la mitología mitraica es el rapto del toro y su sacrificio que figura en forma de bajo relieve en prácticamente todos los templos mitraicos, llamados mithraeum o mitreo. Uno de los mayores mitreos que han llegado hasta nuestros días se halla en Roma, cerca del Coliseo, bajo la iglesia de San Clemente.

Conforme a la iconografía de los diferentes mitreos, se puede reconstruir el mito como sigue: Mithra caza un toro cuyos cuernos son la luna y lo lleva cargándolo sobre sus hombros. Siguiendo órdenes del Sol, Mithra mata al toro con su daga, con disgusto, mirando hacia otro lado. Mientras esto sucede, (representado también en el mural la simbología de los animales) un escorpión muerde los testículos del toro y un perro muerde su cuello. Un cuervo presencia la escena. El rabo del toro termina en forma de espiga. Del cuerpo de la víctima moribunda nacen todas las hierbas y plantas benéficas, de su médula sale el trigo que produce el pan y de sus venas la vid que da la bebida sagrada de los misterios. El sacrificio del toro se desarrolla en la caverna, y están presentes en la iconografía el Sol, la Luna y frecuentemente los signos del Zodiaco y los planetas, (representado en la entrada de la sala, signos del zodiaco en forma de arco) lo que parece reforzar el aspecto cósmico del sacrificio del toro.

A ambos lados de la escena, se hallan dos personajes representados, Cautes y Cautopates, vestidos como Mithra, con una tonalidad de azules y rojos y con la cabeza cubierta como él por el gorro frigio, portadores de antorchas. Uno dirige su antorcha a lo alto y el otro hacia el suelo. Se ha relacionado a estos personajes con epifanías de Mithra como dios solar, como representaciones del amanecer y de la puesta del sol o como símbolos de los equinoccios. Concluida su misión en la tierra, celebra un banquete con el Sol.

Se puede considerar esta comida como un acto que tiene lugar exclusivamente entre ambos dioses, pero los fieles seguían el ejemplo de sus dioses y participaban en el banquete. Esta comida era de hecho la liturgia central del mitraísmo. En ella quizás se sirviera la carne y la sangre del toro sacrificado, pero parece que en la mayoría de los casos no se producía un sacrificio con una víctima tan importante. Se han encontrado en los mitreos más restos de aves que de toros. Lo que sí formaba parte del banquete sagrado, en sustitución de la carne y de la sangre del toro, eran el pan y el vino. Los iniciados asistían al banquete, si bien sólo participaban en él los adeptos de nivel más elevado, con los demás actuando como acólitos y sirvientes del banquete.

Presidía la ceremonia el maestro del templo, el Padre (Pater), junto con el Corredor del Sol (Heliodromo), representando ambos las figuras de Mithra y del Sol. Concluido el banquete, con el que clausura su obra en la tierra, Mithra sube al carro del Sol y remonta con él el vuelo hasta el cielo. El Ser Supremo lo eleva a la cumbre y comparte con él el dominio universal (representado en la figura superior del mural, también como Dios de la Lluvia, del cual nace el cultivo).

Decoración Mural para una simulación de Tumba o Sala Orientalizante.

Entre los siglos VII a VI a, C, se excavaron unas cámaras subterráneas destinadas a servir de Tumbas a personajes de la realeza.

En los que los cuerpos eran quemados, y sus cenizas, introducidas en las urnas de cerámica. Las cuales podemos encontrar expuestas en nuestro museo, varias de estas vasijas. Teniendo en cuenta la categoría social de los difuntos estos recipientes funerarios eran piezas con una decoración excepcional. Su superficie exterior estaba pintada con motivos de figuras que venían de Oriente, dados a conocer por los comerciantes fenicios que llegaban a la Península Ibérica.

Destacan las decorativas vegetales, con Palmetas y rosetas, representados en la decoración mural de la Sala, rodeando la sala en forma de continuación, y como apreciamos también en algunas de estas vasijas, figuras de animales fantásticos como las Esfinges (cuerpo felino y cabeza humana) y Grifos (cuerpo de león y cabeza y alas de águila), representados pictóricamente en esta sala en la parte superior del mural central y en la parte baja, figuras geométricas o ajedrezados también representados en algunas vasijas rodeados de senefas, todo ello destacado con una realización de trazo suelto por el autor, para una mayor simulación o acercamiento al trato real realizado en las propias vasijas en su época.

Realizados con una paleta cromática también basada en este grupo cerámico, con los colores básicamente empleados de tonalidad cálida, como rojos, naranjas, crema o burdeos, también destacando el contorno de la figuras mediante la utilización del color negro.

Agradecimientos al Alcalde, Dº Fernando Priego y al Teniente de Alcalde y concejal de Cultural, Dº Javier Ariza por permitir la elaboración de estos murales.

 

*Ismael Moral Jurado es Licenciado en Bellas Artes en la Universidad de Granada con la especialidad de Pintura, actualmente estudiando Máster de Profesorado de Secundaria y Bachillerato de la especialidad de Dibujo en la Universidad de Málaga.

 

El cual ha cursado taller anteriormente de pintura al ser seleccionado por uno de los grandes artistas de la Figuración y Nuevo Realismo en España como Miguel Ángel Mayo “Golucho”.

 

Impartido cursos taller de pintura mural y pintura al óleo, en la Casa de la Juventud de Cabra (Córdoba).

 

Realización de obras pictóricas de los cuatro santos patrones Egabrenses: Santus Argimirus, Santus Arcesindus, Santus Vuitesindus y Santus Rudericus para la capilla Porciúncula de la Villa de Cabra (Córdoba). Para la Real Archicofradía Mª Stma. de la Sierra Coronada.

 

Con exposiciones realizadas en Cabra, (en la Casa de la Juventud), Moriles y en Granada.

 

Realización de Murales Pictóricos en el Museo Arquelógico de Cabra (Córdoba):

 

-El pasado año durante el mes de Junio y mitad de Julio. Sala Mitreo.

 

-Durante el mes de Febrero del 2015. Sala Orientalizante.

 

Los cuales podéis disfrutar o visitar tras su inauguración y reapertura en el museo Arqueológico de Cabra (Córdoba) en el día 28 de Febrero 2015.

 

Decoración Mural para una simulación de Sala o Templo como eran llamado Mitreos, basada en los motivos representativos del Mitreismo.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS