21
Tue, Nov
0 New Articles

Arqueología
Typography

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Felipe Osuna - CABRA. La historia vuelve a reescribirse con el Cerro de la Merced. Y es que una vez concluida la última campaña de las excavaciones que se han llevado a cabo en el yacimiento arqueológico, el lugar ha pasado de ser concebido como una torre vigía a un auténtico palacio de época ibera tardía, dado el carácter de los hallazgos. Este recinto palaciego -que deberá ponerse en valor, a través de futuras actuaciones- ha ido cobrando importancia con el avance de los trabajos de la última campaña que ayer mismo finalizaba tras siete semanas de duración y que ha sido dirigida, al igual que las anteriores que dieron comienzo en 2012, por el catedrático de arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid, Fernando Quesada. Así, el arqueólogo apuntaba en el trancurso de una visita en la que también ha acudido el alcalde de Cabra, Fernando Priego, que los resultados “han superado todas las expectativas” pues si hace cuatro años “se hablaba del control del territorio por parte del mundo ibérico”, lo que ahora aparece es un recinto aristocrático de carácter palaciego fechable en torno al siglo II-I a.C. que a su vez es heredero de un monumento previo de carácter conmemorativo que a su vez poseía elementos escultóricos que hubo de encontrarse debajo de la sala y muros que han salido a la luz tras las excavaciones.

Gran complejo

El complejo se compone de unos cuatrocientos metros cuadrados en una planta de disposición cuadrada cuyos muros tienen un espesor de hasta 4 metros y zócalos de piedra de enorme grosor, sobretodo en la fachada exterior. En el interior se encuentra un espacio con unas 10 habitaciones de líneas regulares divididas en un vestíbulo, patio con cielo abierto, dos salas transversales y otras cuatro longitudinales, además de una doble planta como demuestra la existencia de unos mechinales en los muros descubiertos. Todo este bloque se encuentra enlozado con piedra caliza de las inmediaciones, con bloques de hasta metro y medio de longitud. En las estancias se han hallado molinos harineros, restos de armas y objetos de adorno que demuestran que se trata de una casa noble. Todo este edificio se encuentra dentro de otro recinto exterior orientado al sur que deja una gran plataforma abierta a unas escalinatas de piedra –que también han salido a la luz- que subía desde la plataforma inferior. Todo este complejo no es de carácter defensico según ratifica Quesada, sino un auténtico palacio que fue destruido por Roma

Puesta en valor

Aunque han  terminado las labores de campo, todavía seguirá habiendo actividad en el lugar ya que todavía queda pendiente la retirada de algunos restos vegetales que han sido cortados. Además según apuntaba Quesada, tendrá que ser un equipo el que en paralelo estudie la “restauración, consolidación y puesta en valor de los restos para hacerlos visitables”. Los hallazgos ya han despertado el interés de la comunidad científica, como muestra las visitas recibidas de las distintas universidades.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS